Sep 17 2010

Un humano sensato que juega como un extraterrestre

Rafael Nadal Cuando yo empezaba a jugar el tenis ‘los que ganaban todo’ eran Bjorn Borg, John McEnroe y Jimmy Connors. Posteriormente fueron apareciendo otros cracks como Ivan Lendl, Stefan Edberg o Boris Becker. Más tarde llegaron Sampras o Agassi y últimamente mi admirado Roger Federer.

Pues Rafa Nadal Nadal ya está a su nivel y por encima de varios de ellos.


Borg ganó 11 Grand Slam pero nunca ganó el US Open ni el Open de Australia, Sampras nunca ganó Roland Garros y de todos ellos solo Agassi y Federer han ganado los 4 Grand Slam, aunque haya sido en años diferentes. Anteriormente Rod Laver y Donald Budge ganaron los 4 grandes en un mismo año

y Roy Emerson y Fred Perry en diferentes años. Hay que señalar hasta los años 80 tres de los cuatro, todos menos Roland Garros, se jugaban sobre hierba por lo que no había que ser un jugador tan polivalente como ahora para completar el Grand Slam.

En el caso de Rafael Nadal Parera estamos ante un deportista excepcional, ante un  humano sensato que hace cosas de extraterrestre. Soy un poco mitómano y cuando me encuentro con él me bloqueo y no sé qué decirle. La semana pasada coincidí con él cenando en Nueva York y después de hablar sobre algún amigo común, prácticamente solo le dije ‘ánimo, sigue así’. Hace unos meses viajé con él también de Barcelona a Madrid y solo le pude decir ‘que sensato eres, que lógico es todo lo que haces y es imposible sacarte más partido ni exprimir más a tu tenis, tus piernas y tu cabeza’.


Y es que ¿Qué consejo le voy a dar? Si es que lo hace todo bien… Físicamente es una bestia. Estuve viéndole entrenar en Flushing Meadows antes de su partido de primera ronda y era espectacular ver cómo ‘trabajaba’.

Ese mediodía había 40 grados en Nueva York (A esa hora Azarenka cayó desmayada por una insolación y/o una lipotimia) y Rafa practicaba a un ritmo frenético, y eso que tenía partido en unas horas...

En la final ante Djokovic hubo peloteos de una intensidad, un ritmo y una duración que yo no había visto nunca. Rafa alcanzó bolas dificilísimas una y otra vez. El desgaste físico fue brutal. Insisto, físicamente es un portento.

Comentaba en el ‘previo’ del Open USA que Rafa llegaba bien de todo pero un poco justito de juego. Entre el viento y que no le ha hecho falta, realmente no ha jugado un gran tenis salvo en la final. Ese día Rafa jugó un gran partido, de los mejores que yo le haya visto. Hubo momentos en los que lo bordó. Djokovic también jugó a un nivel altísimo por lo que Nadal tuvo que meter una marcha más y no solo limitarse a correr y luchar. Tuvo que hacer algo más. Jugó presionando, muy largo todo el tiempo y su revés funcionó como nunca, variando entre liftados, cortados e incluso ‘bombazos’ planos.

Su derecha fue un ‘martillo pilón’, buscando profundidad, ángulos y puntos ganadores. Una de las sorpresas agradables de este Open USA fue el rendimiento que le ha proporcionado su saque. Un par de ajustes en la posición de piernas y en la empuñadura, y un cambio de mentalidad le han permitido sacar muy a menudo por encima de los 200 Km/h y ganar muchos puntos sin tener que ‘sufrir’.

¿Y qué vamos a decir de su cabeza? Es una maquina perfectamente equilibrada que se enfría o calienta en el momento que hace falta. Juega los puntos importantes como nadie. El resto de los  mortales se ‘arruga’ un poco con la presión, a Rafa en cambio, la presión ‘le pone’ y juega mejor. Además sabe ‘leer’ muy bien los partidos y tiene la capacidad de cambiar o de poner en marcha el plan B. Por ejemplo, a principios del 2º set Djokovic estaba arrasándole y haciendo ‘todo winners’. En ese momento Rafa supo parar el partido, le subió a la red 3 veces seguidas, y jugó un poco diferente. De esa forma le cortó el ritmo, le hizo pensar y el serbio se dio cuenta que incluso jugando al 110% lo iba a tener muy difícil.

Y por supuesto está la calidad y la genialidad. Metió passing shots hasta de ‘revés cortado paralelo’. Hizo ‘winners’ desde todos los ángulos posibles y recuperó la iniciativa con golpes en teoría defensivos que se volvían ofensivos al botar larguísimo y con mucho ‘peso’.

Ha sabido aguantar casi dos meses de ‘peregrinación’ por USA y Canadá, los parones por la lluvia, los huracanes de octavos y cuartos, los 40 grados de las primeras rondas y la presión de saber que ‘era su oportunidad de completar el Grand Slam’.

Y es un crack no solo por todo esto. Recordemos que jugó ‘tocado’ todo el 2009 perdiendo en Roland Garros, no jugando Wimbledon y haciendo un final de año ‘flojete’ en el que no llegó a ganar a ningún top ten. Este año 2010 ha sabido rehacerse, mimarse sus rodillas, entrenar sin lesionarse y jugar los torneos adecuados para dar el do de pecho en los Grand Slam. Me froto los ojos cada vez que lo pienso: ha ganado Roland Garros, Wimbledon y Open USA seguidos. Es increíble.

En definitiva, estamos ante un deportista espectacular tocado de un don único y que será recordado durante muchos años. Pero no olvidemos que tiene solo 24 años y que todavía puede agrandar su leyenda. ¿nos sorprenderá una vez más? Seguro que sí pero ya no será tanta la ‘sorpresa’: ‘ya sabíamos que iba a ganar’.


Igor Del Busto Madariaga
Presidente de la Federación Vasca de Tenis

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.