Jul 02 2008

Los triunfos olvidados del juego de la raqueta

manuel_orantesCon los ecos del triunfo de la selección de fútbol, entre las proezas de Rafael Nadal en tierra batida y en hierba, ha habido deportistas españoles que abrieron el camino cuando el país atravesaba tiempos turbulentos. Uno de ellos es Manuel Orantes (Granada, 1949), quien a finales de los años 60 y en la década de los 70 consiguió hitos que no han sido logrados desde la irrupción de Nadal en el circuito. Orantes triunfó en Wimbledon y en Forest Hills, las instalaciones donde anteriormente se jugaba el Abierto de Estados Unidos (Grand Slam hoy disputado en Flushing Meadows).

 

La victoria más espectacular fue la conseguida en Estados Unidos (1975), donde se impuso a leyendas de la raqueta que en ese momento vivían sus mejores años, como el rumano Ilie Nastase, en cuartos, el argentino Guillermo Vilas en semifinales y el estadounidense Jimmy Connors, en la final, jugada el 27 de agosto.

{mosgoogle left}Espectacular fue la remontada, a lo Nadal, que logró ante Vilas: con 2 sets a 1 en contra y 5-0 en la siguiente manga, Orantes levantó cinco bolas de partido para acabar accediendo a la final.

En 1975, Forest Hills había cambiado la superficie de la hierba a una tierra sintética que no era necesario regar tanto. Más fácil de mantener que esa hierba que en los últimos años tanto había sufrido, debido al cálido clima de Nueva York en verano.

Roland Garros y Borg

El éxito de Forest Hills no pudo ser igualado en Roland Garros, donde el sueco Björn Borgle privó del título en 1974, ni en Wimbledon.

Pero en Londres, Orantes alcanzó hitos que, tras el título de Santana (1966) y las semifinales de Andrés Gimeno (1970), nadie consiguió hasta Nadal, el mejor tenista español de siempre. En 1967 se impuso en la categoría júnior, algo que ningún otro español ha logrado. Cinco años después, Nastase le privó del paso a la final.

Fuente: ADN.es

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios. Si continuas navegando, consideramos que aceptas su uso.